Ayuda
ginecología[gynaecology, gynecology]
f. (Patol. general) Parte de la medicina que trata de las enfermedades propias de la mujer.
lat. cient. gynaecologia [gyn(aiko)- γυνή/γυναικός gr. 'mujer' + -logíā -λογία gr. 'estudio' (sign. 1 'decir', 'razonar')]
Leng. base: gr. Neol. s. XIX. Docum. en 1730 en lat. cient.
documentación reciente de ginecología           documentación histórica de ginecología
>> ir al comentario >>
Esta palabra también aparece en la siguiente entrada:
ginecólogo, ga
Comentario
Cuando el concepto existe mucho antes que el término
Como es obvio no somos los más indicados para hacer una historia de la ginecología, aunque nos ha sorprendido al hacer este comentario que casi no haya publicaciones que aborden el estudio de ese tema de forma comprensiva, desde la antigüedad hasta época actual. Vamos a estudiar la cuestión sobre todo desde una perspectiva terminológica sin olvidarnos del contexto.

Aunque la primera documentación que hemos encontrado de gynaecologia es del año 1730 en latín científico, en el título de una obra que dice Gynaecologia historico-medica, hoc est congressus muliebris, cuyo autor es M. Schurig y de la que hablaremos después, vamos a empezar por el principio, por Hipócrates y los escritos atribuidos a él (que se pueden fechar en lo esencial entre el s. V a.C. y el IV a.C). En el Corpus Hippocraticum existen varias obras dedicadas a la mujer; damos a continuación sus títulos griegos, su traducción latina habitual por la que se conocen y la literal al español. Advertimos que son obras breves de poca extensión. Dentro del ámbito de la ginecología tenemos:

- De natura muliebri Περὶ γυναικείης φύσιος (De la naturaleza femenina)

- De mulierum affectibus Ἀμφὶ γυναικείων νούσων (De las enfermedades femeninas)

- De virginum morbis Περὶ παρθενίων νούσων (De las enfermedades de las doncellas)

Y dentro del campo de la obstetricia:

- De septimestri partu Περὶ ἑπταμήνου (Del sietemesino)

- De octimestri partu Περὶ ὀκταμήνου (Del ochomesino)

- De exsectione foetus Περὶ ἐγκατατμῆς ἐμβρύου (De la excisión del feto)

- De superfetatione, Περὶ ἐπικυήσιος (De la superfetación)

Sobre el contenido de estas obras se pueden leer los trabajos de Helen King, una historiadora inglesa de la medicina especializada en la cuestión que trata el asunto desde la perspectiva de los estudios de género (1). Estas obras en la bibliografía moderna se designan como obras ginecológicas de Hipócrates o sencillamente Ginecología de Hipócrates lo que puede inducir al error de que así las denominó el propio Hipócrates.

Cubierta del libro de H. King

procedencia de la imagen:
http://www.amazon.com

A nosotros nos interesa el título de dos de las obras citadas en los que se utiliza el adjetivo γυναικεῖος gynaikeîos ‘de la mujer’, ya que en su forma neutra plural, γυναικεῖα (en transliteración latina gynaecia), será la denominación para referirse a obras médicas relativas a la mujer hasta que en el s. XVIII se introdujo el término gynaecologia. Algunas de las cuestiones que estudian los historiadores de la medicina en estos tratados versan sobre si en época hipocrática se consideraba que la mujer tenía enfermedades propias distintas de las del hombre, ya que después, desde Aristóteles, se fue imponiendo la idea de que la diferencia sexual no era relevante y que la mujer no era esencialmente diferente del hombre en su anatomía, fisiología o patología. También hay otro debate sobre la existencia o no de médicos especializados en enfermedades de la mujer en el mundo antiguo y la posibilidad de que algunos de esos médicos fueran mujeres. Parece claro que para los partos intervenían habitualmente comadronas o parteras, en griego μαῖαι maîai; es bien conocido que ese era el oficio de la madre de Sócrates y que ello hace que en los diálogos platónicos se compare el alumbramiento del conocimiento a los partos. Pero como no existían, como es obvio, Colegios de Médicos que certificaran la cualificación profesional, los límites entre médicas y comadronas no son fáciles de trazar. Si el parto se complicaba entonces intervenía un médico (2).

Por una cita de Galeno, sabemos que un médico importante del s. IV a.C., Diocles de Caristo, publicó tratados ginecológicos que se denominaban Περὶ γυναικείων, es decir, Sobre lo relativo a las mujeres.

Hay todo un período de la medicina griega, que fue crucial para su desarrollo y para el influjo tan tremendo que después ejerció, del que sin embargo tenemos muy poca documentación. Se trata de la medicina de época helenística o alejandrina, la que se produjo entre el 323 a.C. y el 27 a.C., cuando empieza ya la época imperial romana. Su centro fue la ciudad de Alejandría en Egipto. Sabemos que los médicos de esa época profundizaron mucho en la anatomía. También, desde luego, en la de la mujer. Pero no podemos concretarlo, solo lo intuimos por los conocimientos que exhiben médicos posteriores. El siguiente autor en orden cronológico del que tenemos obra ginecológica tiene una evolución muy notable en este terreno en relación a lo que ofrecen los autores hipocráticos. Se trata de Sorano de Éfeso que vivió a caballo entre los ss. I y II d.C. Hemos tenido ocasión de hablar de él en otros comentarios, como el de fisiología, porque es el principal representante de la llamada escuela metodista del que conservamos obra. Sabemos que se formó en Alejandría, que ejerció en Roma en los últimos años del s. I y primeros del s. II. Fue autor del tratado ginecológico más importante entre los escritos médicos de la antigüedad grecolatina. Se trata de sus cuatro libros titulados en la actualidad como <Γυναικείων [βύβλοι]> Gynaeciorum libri (Libros relativos a la mujer). En realidad lo que nos ha llegado es un refrito posterior hecho a partir de la propia obra griega de Sorano y de otro autor que se basó también en Sorano, Muscio, que escribía en latín, y no sabemos con exactitud cuál era el título original, pero se les conocía como Γυναικεῖα Gynaecia. La obra de Sorano se publicó impresa por primera vez en el s. XIX debido a los graves problemas de su transmisión (3). Sus libros I y II están dedicados a obstetricia pero también tratan de la anatomía de los genitales femeninos, de la sexualidad femenina, del embarazo, parto, puerperio y cuidados del niño, el III trata de enfermedades de las mujeres que pueden tratarse mediante dieta y el IV de enfermedades ginecológicas que precisan cirugía y de la patología del embarazo.

Pocos años después de Sorano, el gran Galeno tiene entre sus obras unas pocas dedicadas a temas ginecológicos; concretamente son las siguientes:

- De uteri dissectione Περὶ μήτρας ἀνατομῆς (De la anatomía del útero)

- De foetuum formatione libellus Περὶ κυουμένων διαπλάσεως (De la formación del feto)

- De septimestri partu <Περὶ τῶν ἑπταμήνων βρεφῶν> (De los fetos sietemesinos)

- De semine Περὶ σπέρματος (Del esperma)

Es muy poco en relación al conjunto de la obra que se nos ha conservado de Galeno. Fue un tema al que le dio poca relevancia, en la idea de que la anatomía y las enfermedades de la mujer no son en esencia distintas a las del varón. Además la postura que adopta en estas obras es muy teórica y poco práctica. En sus tratados de anatomía o patología se pueden encontrar muchas más referencias a la mujer y más interesantes que en estas obras específicas (4).

Con ello llegamos a los médicos tardíos del norte de África de los ss. V-VI que escribieron en latín. Así, Celio Aureliano fue autor de un libro del que conservamos fragmentos titulado Gynaecia que en realidad es una traducción del tratado de Sorano. Lo mismo ocurre con las Gynaecia del ya citado Muscio. Es decir, que la influencia de Sorano fue poderosa.

La medicina persa (traducida primero al árabe y después en latín) sirvió para transmitir en época medieval los conocimientos ginecológicos que habían desarrollado los autores griegos de los que venimos hablando. En este sentido se cita a los persas Al-Razi (865-925) cuya obra circuló en latín bajo el título Liber Continens, Haly Abbas (fallecido en 944) cuya obra circuló en latín bajo el título Liber Regalis, Avicena (980-1037) y su Canon de Medicina y al cirujano árabe Abulcasis (5). No solo transmitieron; también desarrollaron conocimientos propios y se ocuparon de cuestiones en la línea de lo visto a propósito de Sorano. Como es bien sabido fue en Toledo, en su escuela de traductores donde se tradujeron muchas de estas obras del árabe al latín y permitieron así su difusión por Europa.

La ya mencionada Helen King (6) ha estudiado en detalle cómo en el Renacimiento, en el s. XVI (1566), se hizo un compendio de obras ginecológicas titulado Gynaeciorum, hoc est, De mulierum tum aliis tum grauidarum et parientium et puerperarum affectibus et morbis (De [cosas] femeninas, esto es Sobre otras cosas de mujeres y de las enfermedades y afecciones de embarazadas, parturientas, las recién paridas) que incluía entre otros los citados Abulcasis, Muscio y médicos renacentistas como el propio editor, el médico Carspar Wolf. Se puede ver la obra en su totalidad en este enlace. La palabra que le da título es Gynaeciorum que no es otra cosa que el Gynaecia (Γυναίκεια) que hemos encontrado en títulos latinos y griegos de tratados antiguos en genitivo plural “de [cuestiones] femeninas” sería su traducción.

Llegamos por fin al primer libro que usa la palabra gynaecologia en su título, Gynaecologia historico-medica, hoc est congressus muliebris, la obra de 1730 de Martin Schurig. Esto no quiere decir que Schurig fuera necesariamente el creador de la palabra. La emplea en un sentido muy especial y nada etimológico que explica en el subtítulo cuando dice “esto es, la cópula femenina”. Podemos leerlo a texto completo en este enlace. El tono moralista y morboso del tratado aparece desde su larguísimo título con términos como salacitas ‘lujuria’, castitas, voluptas, etc.

Esta primera introducción de gynaecologia fue en falso, probablemente por el significado tan rebuscado que dio a la palabra y hubo que esperar a 1820 a obras como la de Carl Gustav Carus y su Lehrbuch der Gynaekologie donde la palabra tiene el sentido actual, muy parecido al Gynaecia Γυναίκεια de los tratados antiguos. En efecto como se dice en el subtítulo es un tratado sistemático de los conocimientos y tratamientos de la mujer y el recién nacido tanto sanos como enfermos. Fue un libro de mucha difusión con varias ediciones y traducido muy pronto al inglés. Poco después vendría otro tratado el de Michael Ryan en 1840, A Manual of Midwifery, Or Compendium of Gynæcology and Paidonosology que también alcanzó gran difusión.

Francisco Cortés. Mayo de 2014.


(1) H. King: Hippocrates’ Women: Reading the Female Body in Ancient Greece, London (Routledge) 1998; “Producing woman: Hippocratic gynaecology” en edd. L. Archer, S. Fischler, M. Wyke, Women in Ancient Societies, Basingstoke (Macmillan) 1994, 102-114.

(2) Sobre todas estas cuestiones puede leerse: R. Flemming, Medicine and the Making of Roman Women, Oxford (U. Press.) 2000; M.H. Green, Making Women’s Medicine Masculine: The Rise of Male Authority in Pre-modern Gynaecology, Oxford (U. Press.) 2008.

(3) Fue F.R. Dietz quien descubrió en un manuscrito parisino del s. XV que una de las obras que aparecía en él era el tratado ginecológico de Sorano y lo publicó en Königsberg en 1838, Sorani Ephesii de arte obstetricia morbisque mulierum quae supersunt. La última edición de P. Burguière, D. Gourevitch, Y. Malinas, mejor sin duda que las anteriores, es de la editorial Belles Lettres con texto griego y traducción francesa en cuatro volúmenes, Paris, 1988, 1990, 1994 y 2000.

(4) Véase el libro de Flemming, nota 2.

(5) Gamal I El-Masry, “Obstetrics and Gynaecology in Arab Medicine”, Journal of the Islamic Medical Association of North America 17, 1985, 40-41 (DOI 10.5915/17-1-12745). Rôn Barqây, A History of Jewish Gynaecological Texts in the Middle Ages, Leiden (Brill) 1998.

(6) H. King Midwifery, Obstetrics and the Rise of Gynaecology: The Uses of a Sixteenth-Century Compendium, Aldershot (Ashgate Publishing Lmted.) 2007.


Dicciomed agradecerá que los lectores envíen comentarios, sugerencias, corrección de errores, etc., porque dada la formación de sus editores no sería de extrañar que se produjeran inexactitudes e imprecisiones. Nuestro correo es dicciomed@eusal.es.

© http://dicciomed.eusal.es. Reservados todos los derechos.

Cada quince días en dicciomed una nueva palabra de la semana (excepto los meses de julio y agosto). Vea el listado de las publicadas. Suscripción por email / por RSS




PALABRAS

  Biología
  Medicina
  Todos los Términos


Ordenadas por:
Fechas
Campo científico
Lengua de origen
Acuñaciones
Creadores

ISBN: 8478005722