Ayuda
melancolía[melancholia]
f. (Psiquiatría/Psicol.) Tristeza vaga, profunda, sosegada y permanente, nacida de causas físicas o morales, que hace que no encuentre el que la padece gusto ni diversión en ninguna cosa, asociada antiguamente al exceso de bilis negra o atrabilis.
[melan(o)- μέλαν/μέλαινα gr. 'negro' + khol(ē) χολή gr. 'bilis' + -íā gr. 'cualidad']
Leng. base: gr. Antigua. En gr. melankholíā μελαγχολία desde Hipócrates, s. V a.C.; pasó a lat. melancholia (en s. I a.C.), luego a lat. mediev.; docum. en esp. en 1254 en la forma malancolia.
documentación reciente de melancolía           documentación histórica de melancolía
>> ir al comentario >>
Esta palabra también aparece en las siguientes entradas:
depresión; lipemanía
 

IMAGEN

[pulse sobre la imagen para ampliarla]
procedencia de la imagen: http://es.wikipedia.org/wiki/Melancol%C3%ADa
Comentario
¿Qué era la bilis negra?
El estudio de μελαγχολία melankholíā en griego deja muchas cosas sin resolver y plantea más preguntas que soluciones, a pesar de que ese término ha sido analizado una y otra vez a lo largo de por lo menos veinticinco siglos por lo que ha dado lugar a una gran cantidad de monografías. El propio Galeno le dedicó dos obras en exclusiva, De atra bile y De melancholia; antes que él Rufo de Efeso había escrito un tratado sobre la cuestión muy influyente en la medicina árabe (1). La escuela aristotélica también se preocupó de esta cuestión. En este modesto comentario no aspiramos por tanto a resolver ni siquiera parte de esos interrogantes. Nos contentamos con exponer algunos problemas.

La bilis negra desde el texto hipocrático Sobre la naturaleza del hombre (atribuido en realidad a un discípulo y yerno llamado Pólibo) es uno de los cuatro humores o fluidos corporales fundamentales cuya mezcla en una proporción adecuada explica la salud, mientras que la enfermedad se debería al predominio de uno sobre los otros tres.

«El cuerpo del hombre contiene en sí mismo sangre, flema, bilis amarilla y negra. En eso consiste la naturaleza del cuerpo y por eso está doliente y está sano. Está sano en el mayor grado, por tanto, cuando están en la proporción adecuada esos componentes tanto en su capacidad de interrelación mutua como en su cantidad y cuando están mezclados al máximo.» De natura hominis 1.4.

La pregunta que todos nos hacemos al leer este pasaje, que se considera un texto fundamental para entender la medicina antigua, es ¿a qué humor o fluido corporal se corresponde la bilis negra? o ¿qué era la bilis negra?

No hay una contestación clara a estas preguntas, a pesar de que parecen bastante fundamentales. Nutton, gran conocedor de la medicina griega y una de sus mayores autoridades, contesta en esencia lo siguiente en su historia de la medicina antigua (2). En primer lugar, dice, hay que tener en cuenta que los fluidos corporales elementales o humores tenían que ser necesariamente cuatro porque la teoría de los humores tuvo una relación muy estrecha con la de los elementos de Empédocles y estos como es bien sabido son tierra, aire, agua, fuego. Por tanto, la pregunta no sería por qué los humores o fluidos corporales son cuatro, sino por qué el cuarto es la bilis negra y no otro fluido. Una posible explicación es que la bilis negra sería un elemento contrapuesto a la sangre; mientras que esta da vida y salud, la bilis negra anunciaría la enfermedad y la muerte. Por otra parte, en origen se habría hablado no de bilis negra como tal, sino de “enfermedades de la bilis negra”, relacionadas con estados psicológicos, es decir, con un tipo especial de ira o locura. Según eso, primero habría sido la caracterización psicológica y después se habría buscado un correlato físico visible. Este se habría encontrado en origen en el aspecto negruzco de ciertos vómitos o deposiciones, algo que Galeno sabía que la mayor parte de las veces era sangre con su color cambiado (3) pero que en época de Hipócrates, seis siglos antes, se interpretaba que era una forma enfermiza de bilis. El punto fundamental del argumento es por tanto que en origen μελαγχολία melankholíā significó un tipo de ira destructiva o funesta, una forma de locura, y solo después se buscó algo negruzco que explicara ese estado mental. Hasta aquí la explicación de Nutton.

La locura según Agnolo Bronzino, 1540-45

procedencia de la imagen:
http://es.wikipedia.org/wiki/Locura

Pero claro, la pregunta ahora sería, ¿por qué a esa locura se la llamó “bilis negra”, pues eso es lo que significa μελαγχολία melankholíā en griego, como compuesto de μέλας mélas ‘negro’ y χολή kholē ‘bilis’?

En el comentario de cólera hemos explicado que la bilis se relacionó con la ira mucho antes de que se formulara la teoría de los humores porque existía desde el principio de la lengua griega una fuerte relación etimológica y de uso entre los términos χόλος ‘ira’ y χολή ‘bilis’, hasta el punto de que, de hecho, aunque sea marginalmente, pudiera usarse χολή con el significado de ‘ira’ (por ejemplo en Aristófanes, es decir, en época de Hipócrates). No es imposible por tanto, que se caracterizara una ira que se consideraba funesta, próxima a la locura, como ira negra y de ahí el compuesto μελαγχολία melankholíā. Que el negro se relacionaba con la muerte y lo funesto es algo constante en la cultura griega y está atestiguado con toda claridad desde Homero que adjetiva una y otra vez la muerte como negra. En esta línea de significados se mueven tanto μελαγχολία melankholíā como sus derivados, el adjetivo μελαγχολικός melankholikós y el verbo μελαγχολάω melankholáō (‘tener una locura furiosa’); todas estas palabras aparecen por primera vez en el propio Hipócrates o en autores contemporáneos suyos, no antes. Sin embargo no encontramos en los textos esa relación entre la ira o locura con el negro que uno esperaría según la explicación de Nutton por lo que su tesis de que primero se caracterizó una ira o locura como negro y luego se buscaría un correlato físico de color negro no es excesivamente convincente.

Desde Hipócrates en adelante todos los médicos antiguos estaban de acuerdo en que cuando se manifestaba la bilis negra (fuera lo que fuese) en vómitos, orina (en la enfermedad que hoy se llama “fiebre de aguas negras” en enfermos de malaria), deposiciones, supuraciones, etc. era una señal muy negativa para el pronóstico y casi siempre un anuncio de la muerte cercana del enfermo. Más adelante, hasta el s. XIX, se habló del morbus niger como un estado muy grave que afectaba al estómago y al bazo principalmente que cursaba con vómitos negruzcos, dolor intenso en los hipocondrios, ansiedad, dolor precordial, mareos (4).

El significado primitivo de melancolía como manifestación psicológica era variable; en el propio Hipócrates hay pasajes en los que μελαγχολία melankholíā es 'locura furiosa' y otros en que se caracteriza como un estado de miedo y tristeza, más cercano al significado actual. El hecho de que se caracterizaran dos estados psicológicos distintos con la misma palabra se explica bien como dos manifestaciones diferentes de un exceso de bilis negra, y va también contra la tesis de Nutton. Uno de los primeros textos en los que se caracteriza con claridad la melancolía con un estado depresivo es un aforismo hipocrático que dice:

«Si el miedo (φόβος phóbos) o la tristeza (δυσθυμίη dysthymíē) duran mucho tiempo, tal estado es propio de la melancolía» Aph. 6.23, trad. J.A. López Ferez, 1983.

Pero en paralelo en otros tratados hipocráticos se caracteriza la melancolía como una locura (μανία, maníā) relacionándola más con estados de ira (5). En un tratado atribuido a Aristóteles pero que probablemente es algo posterior a él, los Problemata, se considera la melancolía como situación de miedo (φόβος phóbos), de desánimo (ἀθυμία athymíā) y de cobardía (954a21 y 954b8); pero al tiempo se estudia la relación de la melancolía con la locura (concretamente la epilepsia, 953b6) y la genialidad intelectual (954a35). Esta relación entre la depresión (en términos actuales) y el intelecto se hizo muy popular entre los estudiosos posteriores. La explicación humoral de los Problemata es que la melancolía es un humor frío. Es la misma que sostiene Diocles de Caristo, médico griego del s. IV a.C.

La bilis negra y la teoría de los cuatro humores.

Wikipedia, s.v. Cuatro humores

La bilis negra se corresponde en cuanto a los elementos de Empédocles con la tierra y, por tanto, sus cualidades son el frío y la sequedad; por ello es lógico que se piense en el frío como causa o efecto de la bilis negra. Pero si nos atenemos a la lógica de la explicación, el carácter de una persona en la que predomine la bilis negra se caracterizará por la seguridad puesto que ese humor se relaciona con el elemento tierra. Y esto es precisamente lo que afirma Galeno en este pasaje:

«Pero existe también otro razonamiento sobre la naturaleza de las cosas que tiene gran poder de persuasión, según el cual los cuatro humores son influyentes en la formación de temperamentos relacionados. Pero es preciso demostrar previamente para ese razonamiento que los temperamentos del alma son consecuencia de las mezclas del cuerpo. Sobre eso hemos escrito en otro lugar. Dado eso por supuesto, el temperamento vivo e inteligente del alma ocurre por el humor bilioso, el firme y seguro por el humor de la bilis negra, el sencillo y torpe por la sangre. La naturaleza de la flema no influye en la constitución del temperamento.» In Hippocratis de natura hominis librum commentarii. (K. 15.97).

Sin embargo la caracterización psicológica que se impone para la bilis negra y perdura hasta nuestros días es la que vemos en un texto fechado por Jouanna (6) en el s. VI d.C. en el que aparecen los mismos rasgos de carácter que habíamos visto antes de aplicar la teoría humoral, es decir, sin tener en cuenta la lógica de Galeno. Dice a propósito de la bilis negra:

«Cholera nigra facit homines subdolos cum iracundia, auaros, timidos, tristes, somniculosos, inuidiosos, frequenter habentes cicatrices nigras in pedibus.» “La bilis negra hace a los hombres astutos y con ira, avaros, tímidos, tristes, somnolientos, envidiosos; frecuentemente tienen cicatrices negras en los pies”.

La connotación de ira de la que hemos hablado antes en el propio origen del término y que vuelve a salir ahora en este texto once siglos posterior la seguimos teniendo en español, donde atrabilis es 'bilis negra' y atrabiliario es 'persona violenta'.

Siguiendo con las relaciones que se establecen en el cuadro citado más arriba, la víscera en la que se concentra la bilis negra es el bazo; por ello en la antigüedad el llamado “mal hipocondriaco” (ὑποχονδριακὸν πάθος) era sinónimo de μελαγχολία melankholíā, con lo que añadimos todavía más complejidad a las connotaciones de la palabra. Basta recordar el doble significado de spleen en inglés, por un lado 'bazo' y por otro 'mal humor', 'depresión', para darnos cuenta hasta qué punto han llegado hasta nuestros días muchas de las connotaciones que hemos visto que tenía el término en la antigüedad.

En definitiva, como habíamos anunciado, la profundización en esta palabra aporta más oscuridad que claridad, no en vano uno de sus componentes semánticos significa 'negro'.

Francisco Cortés. Enero de 2013. Remodelado en enero de 2016.

________________________________________________

(1) P.E. Pormann 2008 Rufus of Ephesus. On melancholy, Tübingen. El texto griego original de Rufo de Éfeso solo se conserva por citas pero se ha podido reconstruir su contenido a partir de las alusiones, resúmenes, traducciones de su tratado en la medicina árabe.

(2) V. Nutton, Ancient Medicine, N. York 2013 (2ª ed.), pp. 81-85.

(3) Galeno De atra bile K.5.110-111.

(4) R. Hooper & J. Quincy 1817 A New Medical Dictionary, Philadelphia, 511.

(5) H. Flashar 1966 Melancholie und Melancholiker in den medizinischen Theorien der Antike, Berlín; S.W. Jackson 1986 Melancholia and depression. From Hippocratic times to modern times New Haven, CT : Yale Univ. Pr., retomado en 2008 "A History of Melancholia and Depression" en edd. E.R. Wallace, J. Gach History of Psychiatry and Medical Psychology N. York, 443 y ss.

(6) J. Jouanna 2005 «La théorie des quatre humeurs et des quatre tempéraments dans la tradition latine (Vindicien, Pseudo-Soranos) et une source grecque retrouvée», REG 118, 138-167.

© http://dicciomed.eusal.es. Reservados todos los derechos.

Cada quince días en dicciomed una nueva palabra de la semana (excepto los meses de julio y agosto). Vea el listado de las publicadas. Suscripción por email / por RSS




PALABRAS

  Biología
  Medicina
  Todos los Términos


Ordenadas por:
Fechas
Campo científico
Lengua de origen
Acuñaciones
Creadores

ISBN: 8478005722