Ayuda
Lexema: cri(sis) gr. kri- κρίσις     'juicio', 'decisión', 'crisis' (sign. 1 'separar')

crisis[crisis]
f. (Patol. general) Mutación considerable que acaece en una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el enfermo.
[kri- κρίσις gr. 'juicio', 'decisión', 'crisis' (sign. 1 'separar') + -si(s)/-s(o)- gr. 'acción']
Leng. base: gr. Antigua. En gr. krísis κρίσις es 'juicio', 'decisión', pero desde Hipócrates, s. V a.C., tiene también el significado aquí recogido, valor con el que pasó a lat. crisis en s. V d.C. (existe un uso esporádico de Séneca en s. I d.C. en el sentido de 'juicio'), después a lat. mediev.; docum. en esp. en contexto médico en 1254, 1ª lengua moderna en que se documuenta.
documentación reciente de crisis           documentación histórica de crisis
>> ir al comentario >>
Esta palabra también aparece en las siguientes entradas:
asma; aura; crítico, ca; dipsomanía; epilepsia; hipercrisis
Comentario
Una palabra médica con mucho éxito en otros ámbitos
Cerramos los comentarios de la palabra de la semana de este año 2008, en que ha empezado la peor crisis económica desde la gran depresión, con el estudio de la propia palabra crisis que, sin duda, es uno de los términos médicos que mayor éxito han tenido cuando traspasó los límites de la medicina y se introdujo en el lenguaje de la astronomía, política, historia, economía, física, etc. A pesar de ello, nos vamos a centrar, como es propio de Dicciomed, en el estudio de la historia médica del término.

En origen, en griego, krísis κρίσις no era tampoco un término específicamente médico y significaba sencillamente 'juicio', como sustantivo abstracto derivado del verbo krínō κρίνω 'juzgar', 'decidir'; el valor original del verbo, como vemos por el indoeuropeo y por comparación con otras lenguas de la misma familia (p. ej. latín cernere 'separar', de donde español discernir), era 'separar', 'distinguir'.

En Hipócrates, que fue el primer médico que usó el término, es difícil entender el significado si no se hace un estudio del conjunto de palabras de la misma familia, es decir, el sustantivo abstracto krísis κρίσις, el verbo krínō κρίνω 'juzgar', 'decidir', y los adjetivos kritikós κριτικός 'que permite emitir un juicio' y krísimos κρίσιμος 'decisivo'. Es necesario contextualizarse y recordar la importancia que tenía para el médico de la época de Hipócrates establecer el pronóstico de la enfermedad, incluso predecir el número de días que iba a tardar el enfermo en curar o morir, preocupación que tenía mucho que ver con la observación de las fiebres recurrentes en las que, efectivamente, era posible hacer previsiones de ese tipo. La crisis de la enfermedad era para Hipócrates el momento en que los síntomas, signos y otras manifestaciones permitían al médico emitir ese juicio y pronóstico sobre la evolución del mal. Matizando lo que se suele afirmar, no era tanto el momento en que la enfermedad se decidía en un sentido u otro, sino aquel en que el médico, a partir de la evaluación de los síntomas y signos, podía emitir su juicio, establecer el pronóstico, que era una de sus tareas fundamentales.

Como vemos en el propio Hipócrates y en Galeno, la palabra sin adjetivos tenía un carácter positivo y, por tanto, krísis significaba 'resolución de la enfermedad'; cuando se predecía una evolución negativa se adjetivaba para marcar ese carácter. Por otra parte, pensamos que en los textos de Hipócrates y Galeno existe en buena medida un cruce, fácil de entender en términos que tienen el mismo origen etimológico, entre krísis y ékkrisis ἔκκρισις 'secreción'; en efecto una de las manifestaciones decisivas o críticas de la enfermedad eran las secreciones.

En su comentario a los aforismos de Hipócrates, In Hippocratis aphorismos commentarii, K. 17b 470, da Galeno la siguiente definición de crisis: «cambio rápido en la enfermedad hacia la salud o hacia la muerte, se produce cuando la naturaleza separa lo perjudicial de lo favorable por la secreción». Todos los términos en cursiva son de la misma raíz que krísis. Hay un texto (In Hippocratis prognosticum commentaria K. 18b 231) en que Galeno afirma todo esto que estamos contando:

«La crisis aplicada a enfermedades es una metáfora del lenguaje de los tribunales y significa el cambio repentino que se produce en una enfermedad de cuatro formas: o el paciente se aleja de la enfermedad repentinamente, o experimenta una gran mejoría, o se muere repentinamente, o se pone mucho peor; los dos primeros tipos de crisis mencionados, se llaman crisis sin más, mientras que los otros dos tipos se adjetivan con crisis mala o crisis funesta [...] Habéis aprendido que las crisis se producen con algún vaciamiento o expulsión evidentes; sólo los niños rara vez experimentan cambios agudos en la buena dirección gracias a sueños largos y profundos, pero no existe acuerdo en designar estos cambios como crisis».

Siglos después el médico Estéfano de Alejandría en el s. VII dijo prácticamente lo mismo en sus Scholia in Hippocratis prognosticon 3.1. Como hemos señalado, la palabra tiene dos adjetivos kritikós κριτικός y krísimos κρίσιμος; el primero de ellos adjetiva en Hipócrates y Galeno mayoritariamente a la sudoración, por ser el sudor la secreción típica que marcaba la crisis de la enfermedad, mientras que el segundo suele construirse con la palabra día o semana.

El término pasó a latín tardío y lo encontramos desde Celio Aureliano en el s. V; en San Isidoro, ss. VI-VII, aparece criticus referido a día. Frente a lo que ocurría en griego, en latín son términos estrictamente de ámbito médico referidos a la evolución de la enfermedad. Es fácil documentarlo a lo largo de la Edad Media, tanto de la alta como de la baja, como se puede comprobar en el diccionario de Lehmann-Stroux.

No nos resistimos a citar un curioso texto de Judizios de las estrellas de un autor anónimo que se fecha entre 1254 y 1260, según datos del CORDE, en que se enumeran los oficios del médico y que supone el primer texto en lengua romance en que se documenta el uso de crisis (la primera documentación en francés es de 1478, mientras que en inglés es de 1543):

«Sepas que este catamiento se parte en 10 partes. La primera es catar el logar de la significacion que significo la enfermedat & catar en las melezinas & en el fisico. El segundo catamiento es en catar la enfermedat si es en el espirito, o en el cuerpo, o en amos. El tercero catamiento es saber en que logar del cuerpo es la enfermedat. El quarto catamiento es si sanara este enfermo desta enfermedat o si morra. El quinto catamiento es si sera esta enfermedat breue o luenga. El sexto catamiento es en que tiempo sanara desta enfermedat, o en que tiempo morra el enfermo. El 7º catamiento es en saber las crisis buenas o malas, & en que tiempo uernan. El 8º catamiento es en saber el puiamiento de la enfermedat & su baxamiento. El noueno catamiento es en saber de que manna es aquel enfermo en su enfermedat, si es medroso o si es sofrido. El 10º catamiento es en saber la fin de la enfermedat & del enfermo.»

El uso del término es pues idéntico al que tenía en médicos griegos o latinos. Tanto en español como en francés o inglés el término era un término que se usaba exclusivamente para hablar de enfermedades, sólo después pasó al ámbito de la astrología (en inglés en 1603), después a un ámbito general para hablar de la evolución de acontecimientos (en inglés en 1627, en francés en 1690); sólo en el siglo XIX llegó al vocabulario político y económico. Por cierto, que, a diferencia de lo que ocurría en época de Hipócrates y Galeno, ahora, en el ámbito de la economía, las crisis sin necesidad de adjetivos son funestas y destructoras.

Las referencias bibliogáficas que se han citado abreviadamente pueden encontrarse aquí.

Francisco Cortés. Diciembre 2008.

© https://dicciomed.eusal.es. Reservados todos los derechos.

Cada quince días en dicciomed una nueva palabra de la semana (excepto los meses de julio y agosto). Vea el listado de las publicadas. Suscripción por email / por RSS




PALABRAS

  Biología
  Medicina
  Todos los Términos


Ordenadas por:
Fechas
Campo científico
Lengua de origen
Acuñaciones
Creadores

ISBN: 8478005722